Guión y Dirección:
Alejandro Herdocia
 
Cámara: Alex Trever / Samuel Capdepont / Alejandro Herdocia
 
Asistente de Dirección: Pau García
 
Jefe de Producción: Ramón Chorques
 
Música Original: Franza / Néstor González
 
Montaje y Postproducción: Alejandro Herdocia
 
Microfonista: Ana López Roig
 
Script: Julio Ayala Román
 
Catering: Laura Esteve
 
Apoyo en preproducción: Seok Ye Lee

 

Actor:
Dan Beni

Corto: Los instantes perdidos

Sinopsis

Una reflexión sobre el significado de la memoria, el recuerdo y el olvido en nuestra vida, contada desde el punto de vista de un anciano que sabe que su vida está llegando a su final.

Memoria de dirección

La historia de 'Los Instantes Perdidos' más que surgirme como una sóla historia me parece que es resultado de varias situaciones y temas que poco a poco fueron tomando forma dentro de un relato. Desde hacía tiempo ya tenía intención de contar algo respecto al Alzheimer, pues me parece que es una de las enfermedades que más pueden llegar a deteriorar la vida de una persona y la relación con su entorno.
 
Me pareció adecuado agregarle la faceta al anciano de fotógrafo, pues da pie al juego de imágenes-recuerdos y a partir de ahi, entendí que la historia del anciano podía ser sólo la parte exterior de la historia y retomar como fondo a la memoria y el olvido que acontece en nuestra sociedad.
 
Creo que una parte central del cortometraje es la presencia del actor Dan Beni (Daniel Benítez) y la verdad es que el contacto fue muy positivo, lo contacté, le presenté la historia y luego de estudiarla durante unos minutos, me dijo que le agradaba, que justo estaba buscando algo así y aceptó participar. Creo que a pesar de su edad todo el equipo de producción se quedó gratamente sorprendido de su energía y dedicación.
 
El día del rodaje las cosas marcharon bastante bien, con un staff que incluía gente de Suiza, España, Paraguay, Corea y México y no hubo mayores contratiempos.
 
Al ser una historia no lineal en términos narrativos era importante tener detalles de muchisimos planos y objetos, de modo que además de los planos establecidos en el guión, le pedí a quienes fueron cámara que cada que yo cortara, ellos lo tomaran como una indicación para seguir haciedo planos de detalles. De ese modo pudimos capturar muchos planos de la mirada y expresiones de Daniel y otros de la mesa de fotografías que le dan un aire documental a la historia.
 
El montaje y la postproducción fueron la parte más complicada del proyecto, en especial al inicio pues al no ser lineal la historia uno tiene como un puzzle enfrente que aunque uno tiene en su cabeza cómo debe quedar, es fácil distraerse o dudar sobe cómo debe armarse pues existen distintas formas. Poco a poco fue avanzando el montaje y una vez que incluí la excelente música que compusieron para el corto tanto el músico Franza como también Néstor González el proyecto ya avanzó hasta que llegó el corte final.
 
Me parece que en el fondo es un corto que busca tocar fibras en la gente que lo vea, que reflexione por un momento que somos una especie de eternos nostálgicos, que tratamos siempre de perseguir y adelantar el futuro con nuestra mente y nuestra tecnología, pero en el fondo nuestras emociones pertenecen al pasado, a una memoria individual y común. Y por supuesto la admiración para la gente que tiene algún familiar con Alzheimer y que está ahí para ellos.

(c) Plataforma Nucine. Nucine, Escuela de Cine Valencia.