Actores:

José Olmos

Cristina Soriano

Goyo Parreño

Rosa López

Juan Luis Aliño

 

Equipo Técnico:

Producción:  Javier Rus, Isabel Cabo, Francisco Gramuntell

Jefe de producción: David Martinez

Ayudante de dirección: Maite Castillo

Script: Francisco Carrasco

Cámara: Pedro Moreno

Sonido directo: David Martinez

Edición de sonido y efectos: Javier Gramuntell

Auxiliar 1: Nino Gordeladze

Foto Fija y auxiliar 2: Goyo Parreño

Iluminación: Ricardo Robi

Dirección, guión y montaje:

Javier Gramuntell

Lo que piensan las flores


Cortometraje realizado por los alumnos de la Diplomatura de Dirección Cinematográfica de Nucine.

Sinopsis

La muerte, el olvido y la soledad son cosas que infunden miedo a Juan. Se siente aislado del mundo, con sueños incumplidos y haciéndolos realidad sin poder compartirlos con nadie en la intimidad de su casa. Hasta que un día... el amor llama a su puerta y su vida da un giro de 180 grados para dar lugar a un final inesperado.

Memoria de dirección

Desde el principio tenía claro que el tema principal sería el de la reencarnación (o mejor dicho, Transmigración). Pero tras escribir un primer borrador decidí restar importancia a este tema (dejándolo únicamente como respuesta final para el título del cortometraje) y aumentar la importancia del protagonista y sus temores. En el guion final se pretendió plasmar una visión crítica de la vida y de la muerte (ambas entrelazadas a lo largo del corto).

La primera escena que imaginé fue la del entierro de las flores marchitas, y a su vez fue la primera que se rodó. Recuerdo que llovía y eso nos causó problemas porque era en un parque con apenas sitio donde resguardarse. Además tuvimos que comprar un chubasquero rápidamente para el niño que aparecía en ella. A todo esto hay que añadir un factor clave que siempre juega a nuestra contra: el tiempo. Hay que ajustarse a un Plan de rodaje con unos horarios establecidos para cada plano. Y con apenas 2 días y medio para rodar un corto de 12 minutos. Fue un primer día de rodaje bastante duro y agotador (más anímicamente que físicamente). Pero en las situaciones difíciles es cuando más se aprende.

El segundo día todo mejoró, sobre todo gracias a la ayuda del gran equipo de compañeros y amigos. Rodamos unas secuencias con el protagonista en casa de mis tíos, en un taller mecánico (Talleres Toni) y en un bar (Rancho Valenciano) en Moncada. Y finalmente el tercer día, que incluía el mayor número de planos y las escenas más complicadas del corto, resultó ser una experiencia divertida y agradable al poder rodar en el interior de un cine. Cedido durante varias horas por el ayuntamiento de Moncada. Y con la colaboración de Ricardo Robi, al cual le estoy muy agradecido por encargarse de iluminar el cine y participar en todo lo que se le necesitara. Y agradecer también a mi equipo por su trabajo, a los actores y actrices por sus interpretaciones. A mi familia por su apoyo. A mis amigos por su ayuda. Y a mi chica por inspirarme.

"Lo que piensan las flores" fue mi trabajo final para la Diplomatura de Dirección cinematográfica en la Escuela de cine Nucine. Estoy bastante contento con el resultado y sobre todo con la experiencia vivida. Esos días de rodaje son días de aprendizaje, en los que compartes horas de trabajo con un equipo que tiene un mismo fin: hacer cine.



(c) Plataforma Nucine. Nucine, Escuela de Cine Valencia.